Entrenamiento para Competiciones de Exigentes


Para iniciar a ejercitarse nunca está de más realizarse un chequeo integro donde se comprobara si se tiene buena salud, de poseerla, aquí se presentan unos consejos para iniciarse en ser un corredor de maratón.

Si se quiere obtener buenos resultados el entrenamiento debe tener un tiempo prudencial, se debe ir mejorando periódicamente para luego enfrentarse a la competición, de competir sin planificar se corre el riesgo no solo de lesiones sino de una frustración que a posterior dejara por sentado el abandono de la disciplina deportiva.

Semanalmente se debe dividir día a día cada ejercitación, por ejemplo. El lunes la meta es correr durante una media hora, teniendo un buen estiramiento muscular tanto al inicio como al finalizar de dicho recorrido. Esto en la primera semana se repetirá: lunes, jueves y domingo si es posible.

En la segunda semana se debería iniciar con un calentamiento pasivo, unas 3 series de abdominales previas a la carrera, que ya podría ser de 45 minutos de bajo impacto y finalizar con una carrera de fondo de hasta 10 minutos si es posible para concluir igual con una serie de abdominales y el respectivo estiramiento que nunca debe faltar.

En la semana siguiente incrementar los periodos de entrenamiento por ejemplo: lunes, miércoles, viernes y domingo, en estos días, hacer circuitos que fortalezcan los músculos como abdominales, lagartijas y sentadillas.

Después realizar marchas de 10 minutos de bajo impacto y 10 de alto impacto, al estar bien estirados y calientes los músculos, hacer una carrera de 90 minutos aproximadamente.

En las semanas siguientes aumentar tanto en constancia como en prolongación las distancias recorridas, ejercitando cada vez más los músculos para que al estar entrenados nos brinden más comodidad al recorrer, se desempeñen sin lesiones y ellos mismos pedirán que sean más y más los minutos que se mantengan bajo alta presión. Se debe tener en cuenta que no todo está en el entrenamiento, los periodos de descanso deben ser de calidad, respetando las horas de sueño.

Obviamente no se debe dejar de lado usar la indumentaria deportiva acorde a esta disciplina, por ejemplo el calzado resistente y suave, una vestimenta fresca y cómoda, al igual que llevar consigo hidratación para las rutas más largas a recorrer.
Si se sigue este plan de trabajo los resultados se verán lo más pronto posible.